Los AirPods ya tienen mucha y buena competencia

No hay duda de que los AirPods son los auriculares inalámbricos bluetooth más reconocibles de su formato. No es sólo una cuestión de que sean los auriculares del iPhone y que los haya hecho Apple, que sin duda es un factor muy relevante en el triunfo de los cascos. No: lo más importante es que clavaron el precio, el diseño y las prestaciones de algo que aún no se había hecho del todo bien.

Una vez más, se repetía la historia de Apple. No fueron los primeros en hacer auriculares de botón bluetooth, pero tienen un funcionamiento tan simple que es a prueba de tontos (al abrir su caja, se sincronizan sólos y empiezan a funcionar), su batería es aceptable (entre 3 y 5 horas por carga) y, lo más importante para muchos, la caja en la que se guardan recarga su batería dos veces, como mínimo.

Esto último es lo que alarga su batería y los hace un complemento viable para llevar siempre encima y para sustituir a unos auriculares con cable. Y esto, precisamente, es un detalle que otros fabricantes pasaban por alto. Bragi, por ejemplo, tiene los Headphone, unos auriculares que suenan mejor y no son mucho más caros, pero cuya batería se esfuma muy rápido porque su carcasa no los carga, y eso que la batería en sí es la más duradera que he visto dentro de su categoría: seis horas.

Los Elite Sport de Jabra

Otra alternativa hasta el momento eran los Jabra Elite Sport, que estaban un poco más enfocado al deporte y a resistir al sudor que a sonar realmente bien, pero que a cambio tenían esa cajita que recargaba la batería y que, para muchos, era suficiente para inclinar la balanza en su favor.

Pero claro, esto no podía ser así. Los AirPods ya no son los únicos auriculares bluetooth ofrecidos por una gran compañía de teléfonos. Y aunque es muy probable que los usuarios de iPhone los sigan prefiriendo por lo cómodos que son y porque “simplemente funcionan”, los que funcionan con Android seguro que tienen interés en ellos.

¿No podría Sony haberlos llamado otra cosa? WF-1000X es difícil de recordar

Quizá los más prometedores en estos momentos son los WF-1000X de Sony. Aunque con ese nombre no le hacen ningún favor al departamento de marketing de Sony, son unos auriculares preciosos, pequeños, sin cable que los una (nadie quiere llevar una correa colgando en la nuca, queridos fabricantes de auriculares), con micrófono para responder llamadas y con una caja que los recarga por completo cuando no se están usando hasta dos veces.

Su precio es su principal punto débil, porque no todo el mundo se va a gastar 220 euros en algo que puedes perder muy fácilmente en un despiste, pero a cambio, cuentan también con esa característica que tanto gusta de los AirPods: al sacarlos de su caja (la que los recarga), se encienden y conectan al último dispositivo al que se sincronizaron.

Los nuevos Gear IconX, con su caja para recargarlos

Samsung también ha anunciado auriculares en el IFA, sus nuevos Gear IconX, que tienen un nombre mejor que los de Sony. Al igual que estos, cuentan con un diseño sencillo, se pueden usar para hablar por teléfono y tienen una caja para transportarlos y que los carga para que la pobre batería de estos dispositivos no se deje notar tanto.

Una novedad es que tienen varios colores, lo que puede gustar a ciertos usuarios. Están disponibles de momento en blanco, negro y rosa. Además, cuentan con 8GB de almacenamiento interno, por lo que se puede prescindir del móvil dado el caso (como cuando se va a hacer deporte al aire libre).

Estos son los dos pares de auriculares que más han llamado la atención en el IFA y que han abierto la veda en las grandes compañías para cazar a los AirPods, que de momento siguen gozando de una gran popularidad y que siguen siendo los cascos más deseados por los usuarios de Apple.

Que haya alternativas dentro de las grandes empresas es un buen paso para que haya más competencia y para que se mejore en este panorama, porque hasta el momento, a excepción de Bragi y Jabra, no había grandes competidores en calidad de sonido o en prestaciones.

Fuente: elmundo.es

Deja un comentario